Cuando nos comunicamos con Renata de “Salvando sus vidas” para que nos contara un poco sobre lo que hacen, no nos imaginábamos que nos íbamos a encontrar con una historia tan linda. @salvandosusvidas es una organización no gubernamental que tiene como misión rescatar animales en situación de calle, curarlos, recuperarlos y darlos en adopción para que puedan tener la vida que se merecen: un hogar con amor.

Antes y después del rescate de Onur.

Ya han logrado rescatar y dar en adopción a más de 4 mil animalitos. Este año el número de casos se ha multiplicado, dada la crisis económica por la que pasan muchas personas y que toman la drástica decisión de abandonar a sus mascotas. Renata se emociona al recordar cómo conoció a su perrita: “la rescaté de San Martín, yo antes era hogar de tránsito, la recuperé y quedó acá, quedó conmigo y estaba bastante mal. Fueron seis meses lo que duró su recuperación y hoy en día sigue teniendo secuelas de abandono, se nos moría, estaba encerrada en una casa abandonada”. También nos comparte que cada rescatado tiene una historia que merece ser contada y que desde que empezaron con esta ayuda fueron testigos de situaciones aberrantes. Algo que nos llamó mucho la atención fue que nos contara cuál es la posición del gobierno ante la condición de calle de tantos animalitos. “Salvando sus vidas” y otros refugios y organizaciones de ayuda animal, creen fielmente que la solución para que esto deje de pasar es haciendo castraciones, pero ¿Cuál es el problema? Las castraciones cuestan mucho dinero y por supuesto que no pueden afrontar con esos gastos, más allá de las donaciones. Por eso realizan jornadas de castración masiva, a un menor costo del que propone el Colegio de veterinarios: “Las castraciones deberían ser un tema de la política, ellos deberían inculcarlo en sus propuestas ya que es un problema de todos: los animales que están en la calle, que están muriendo. Ellos ponen muchos frenos. Zoonosis denuncia a los veterinarios que nos ayudan con castraciones masivas o con valores inferiores a los que otros cobran, los que intentan ayudarnos pueden perder su matrícula”. Las agrupaciones se ponen al hombro una problemática de salud pública de la que ningún otro organismo, ni estatal ni privado, se hace cargo ni se hizo cargo nunca.

Antes y después del rescate de Pradera.

Entonces quisimos saber cómo podíamos ayudarlas y Renata nos dio varias opciones: ser hogar de tránsito, hacer donaciones o adoptar. Para ser hogar de tránsito no hay que cumplir con demasiados requisitos, simplemente piden que tengan al animal en las mismas condiciones que si fuera uno propio. Solo necesitan el espacio físico, ellas se  hacen cargo de todos los gastos. También necesitan gente y voluntarios en todas las zonas, que puedan retener al animalito o trasladarlo. Los tránsitos duran como mínimo tres semanas, ya que se les brindan todos los cuidados para que recuperen su salud y bienestar: “Darle un alojamiento temporal a rescatados es de las cosas más gratificantes y hermosas del mundo. Ves poco a poco el cambio de los animalitos, desde el abandono al amor absoluto que te dan”.

Para adoptar debés ser mayor de 21 años o el responsable de la totalidad del hogar. Las adopciones no son por orden de llegada: suben una foto del rescatadito a su feed y los interesados tienen que completar y enviar un formulario y avisarles por cuál se postulan. No hace falta que vuelvan a postularse por otro, simplemente deben avisarles. Cuando adoptás aceptás un compromiso de por vida y debes asegurar: castración obligatoria, sacarlos a pasear con chapita y correa, alimentación y atención veterinaria. Tener en cuenta que el animal es miembro de la familia y que no puede ser descartado. El formulario tiene más de setenta preguntas que debemos completar con responsabilidad y veracidad. De ahí continúan con el proceso de adopción y deciden cuál es la familia para cada rescatadito. Otra manera de colaborar con las chicas de “Salvando sus vidas” es difundiendo, transitando, siendo responsables con las adopciones. Están buscando emprendimientos que colaboren con los premios para hacer rifas. También reciben donaciones como medicamentos, cuchitas, insumos, alimentos y dinero (en la página están todos los datos).

Antes y después del rescate de Annie y Hallie

Les agradecemos de todo corazón que nos hayan dado un ratito de su valioso tiempo para compartir su historia. Y ya sabemos: las campañas de castración a bajo costo NO CONSTITUYEN MALTRATO. Maltrato es no castrar. Maltrato es abandonar. Maltrato es dejar morir. Animate a ser tránsito, animate a darles una segunda oportunidad a los más indefensos y ayudemos a difundir. ¡Hasta la próxima!

Les ama,

Xixi

You might also enjoy:

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *